La adicción a los medicamentos, a los fármacos o farmacodependencia viene definida como un conjunto de fenómenos conductuales, cognitivos y fisiológicos que pueden aparecer después del consumo repetido de medicamentos de prescripción médica. Estos fenómenos consisten o se manifiestan a través de un deseo intenso de consumir dichos medicamentos, dificultad para controlar el consumo, persistencia del consumo a pesar de las consecuencias perjudiciales, mayor prioridad al consumo frente a otras actividades y obligaciones, aumento de la tolerancia a los efectos y síndrome de abstinencia.

Por medicamentos de prescripción médica consideramos aquellos que son recetados por un facultativo, alteran el estado del ánimo o la conciencia y producen tolerancia y/o dependencia.

Los fármacos de abuso más utilizados son:

  • Opiáceos
    Depresores del Sistema Nervioso Central, se encuentran en jarabes para la tos, medicamentos para el dolor y anti diarreicos. Pueden producir somnolencia, estreñimiento, depresión respiratoria y hasta la muerte. Pacientes con dolores crónicos son susceptibles de abuso de estos medicamentos. El abuso de analgésicos es tan alto en algunos países que “ha superado los niveles de abuso de drogas ilícitas”.
  • Benzodiacepinas

Son ansiolíticos indicados para inducir el sueño, para aliviar ataques de ansiedad y en coyunturas emocionales traumáticas. El adicto las combina frecuentemente con alcohol buscando potencializar el efecto. El síndrome de abstinencia produce depresiones, irritabilidad, somnolencia y convulsiones. Valium, Noctamid, Orfidal, Rivotril y Lexatin son los más utilizados.

  • Medicamentos estimulantes

Alguno medicamentos como el Ritalin , Concerta o Dexedrina, favorecen la agudeza mental y la atención. Sus efectos psicológicos de confianza en sí mismo influye en que la persona abuse de ellos. Militares, deportistas y estudiantes son poblaciones con alto riesgo a abusar de estos medicamentos.

Estudios realizados en España indican que los medicamentos de prescripción médica de mayor abuso son los analgésicos seguidos de las benzodiacepinas y en tercer lugar los estimulantes.

Algunas de las características relevantes del adicto a los fármacos:

  • Automedicación, expresada por el abuso de los medicamentos sin la autorización de un facultativo apropiado. El paciente incrementa la dosis buscando aliviar el malestar original o con una intencionalidad diferente a la inicial como por ejemplo alterar el estado de ánimo o suprimir síntomas de deprivación.
  • Preocupación por la obtención del medicamento. Acuden a diferentes salas de urgencias, compran o roban tarjetas de sanidad, inventan historias sobre perdida de recetas, intentan que el farmacéutico les venda sin prescripción o falsifican las recetas médicas. Intentan encontrar profesionales que no le conozcan y exageran o inventan dolores.
  • Compra de medicamentos por internet o de venta ilegal.
  • Uso continuado, a pesar de las consecuencias adversas como por ejemplo olvidos, enlentecimiento en los procesos cognitivos y el habla o sobredosis
  • Mezclan medicamentos o sustancias buscando potencializar o reducir efectos o simplemente para poder “funcionar” en el diario vivir.
  • Labilidad emocional o comportamental.
¿Te gusta esta página?
[Total: 0 Average: 0]